medicaciónLos fármacos para tratar esta enfermedad son numerosos. Tiene en común la reducción en la contractilidad de la vejiga. Con ello se reduce la urgencia y frecuencia al orinar. Suelen tener efectos secundarios comunes como son la sequedad de boca y mocusas, estreñimiento, trastornos en el ritmo cardiaco, etc. Con frecuencia obligan a suspender el tratamiento.